Curiosidades que no sabias de Halloween

Halloween es una tradición que ha sabido ganarse un lugar en distintas culturas; pero más allá de los distintos sentidos culturales, sociales o enigmáticos desde los cuales pueda estudiarse, lo cierto es que está lleno de hechos históricos y curiosidades que no todos conocen.

No hace tantos años que Halloween se popularizó en muchos de los países del mundo, y actualmente su profunda popularidad casi no nos permite recordar qué hacíamos antes en un día como el 31 de octubre. Lo impulsivo de las modas nos impide conocer a fondo los entresijos de las mismas, pero queremos aprovechar que este año se han organizado diferentes escapadas de Halloween para explicar ocho cosas sobre Halloween que quizá no sabías y que nunca te atreviste a preguntar:

La palabra «Halloween» viene de «All Hallows’ Evening»

Las cosas de los idiomas. La noche anterior al All-Hallows’ Day Día de Todos los Santos, en inglés se conocía con el nombre de All-Hallows’-Evening la Noche de Todos los Santos. Los angloparlantes, que siempre han sido muy de contraer las palabras, empezaron a referirse a la Noche de Todos los Santos como All-Hallows’-Even hacia el siglo XVI. Los escoceses la convirtieron en la palabra Halloween. Ellos y los irlandeses llevaron la celebración consigo a EE.UU. en la segunda mitad del siglo XIX. En ese círculo de emigrantes sobrevivían también ciertas tradiciones célticas del Samhain que habían asimilado al All-Hallows’-Evening.

¿Qué era el «Samhain»?

En la cultura céltica, la festividad de Samhain se celebraba la noche del 31 de octubre y pretendía festejar el fin de la temporada de cosechas y la llegada de la «estación oscura» del año. Los celtas creían que esa noche se abrían ligeramente las puertas del Más Allá y almas y seres maléficos escapaban de allí. Para evitar que les hicieran algo malo, los celtas se disfrazaban con horrendas máscaras que les ahuyentaban y, en algunos lugares, se encendían hogueras a modo de ritual purificador (Beltane). El Samhain también festejaba la llegada del año nuevo celta, aunque en otras culturas también comienza en fechas parecidas.

El Diwali de la India

Diwali significa «festival de las luces» y viene a ser el equivalente en la India del Samhain celta, lo que permite vislumbrar el nexo indoeuropeo en lugares tan distantes como Irlanda e India. Esta celebración no tiene una fecha concreta, como el Samhain, pues oscila entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre, pero el Diwali conlleva la entrada del nuevo año indio. Se llama «festival de las luces» porque todo el mundo enciende candiles y velas y se lanzan lamparillas encendidas a los ríos sagrados.

«Jack-o’-lantern»

Es el nombre de la famosa calabaza tallada con rasgos monstruosos que contiene una vela para generar un efecto tétrico. Jack-o’-lantern significa linterna de Jack y su origen se remonta a viejos relatos irlandeses: Jack, un malvado labrador irlandés, pactó con el diablo que no entraría en el Infierno; cuando murió no pudo ir ni al Cielo, por malo, ni al Infierno, así que vagaba en la oscuridad eterna hasta que el diablo le arrojó un ascua ardiente que Jack colocó en el interior de un nabo para convertirlo en linterna: la famosa Jack-o’-lantern.

¿Truco o trato?

En los países anglosajones y cada vez más en otros países, los niños practican el trick-or-treating; se disfrazan de seres monstruosos y van de casa en casa preguntando amenazadoramente: «¿trick or treat?». Por lo general, quienes les abren la puerta les dan algunos caramelos para que se vayan a otra casa. A través del cine nos ha llegado la traducción «¿truco o trato?», pero no es la adecuada. Sería más correcto «¿jugarreta o chuchería?», e incluso una amiga traductora defiende que sería mejor usar «¿chuchería o perrería?» para mantener el juego sonoro.

¿Por qué hay que disfrazarse en Halloween?

Esqueletos y momias vivientes, espíritus, monstruos espantosos, brujas despiadadas, demonios, zombis hambrientos, sedientos vampiros, violentos licántropos, frenéticos gangnam styles… Prácticamente cualquier cosa que produzca terror es bienvenida en el armario de Hallowe’en. La costumbre de disfrazarse proviene de los escoceses e irlandeses asentados en EE.UU. y se cree que se hereda de las máscaras celtas para Samhain. En países anglosajones se llama guising a la tradición de disfrazarse.

Apple bobbing y películas de terror

El apple bobbing es un juego típico de Halloween que en Escocia se conoce como dooking. Consiste en llenar un barril de agua y colocar varias manzanas que los participantes deben coger con los dientes. Otra de las actividades más comunes es reunirse para ver varias películas de terror durante toda la noche.

La versión española: magosto, Castañada y Samaín

Antes de que el marketing nos incrustara el Halloween entre ceja y ceja, en España se celebraban otras fiestas con ocasión de Todos los Santos. El más común es el magosto, entre finales de octubre y principios de noviembre, y festeja la temporada de recogida de castañas. La gente se reunía para asar castañas, probar el primer vino del año y cocinar chorizo. Esta fiesta se llama de diversas maneras según la región: amagüestu en Asturias; magosta en Cantabria y Zamora; gaztañarre o gaztainerre en País Vasco; castañada en Cataluña; chaquetía en Extremadura; y calbote en Ávila, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Toledo. Por último, merece la pena añadir que en Galicia existe aún la tradición del samaín (< Samhain), en la que la gente también talla calabazas y se disfraza, una costumbre que pone al descubierto el espíritu céltico gallego y la raíz común del halloween y el samaín gallego.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *